junio 18, 2024

Control y gestión de llaves con precintos de seguridad

Con el fin de agilizar los procesos, liberar a los trabajadores de una actividad tediosa y reducir el error humano, los precintos de seguridad con tecnología RFID para el control y gestión de llaves son uno de los mejores sistemas.

Grandes edificios, parques de vehículos, hoteles, empresas, casinos, todos son lugares donde se generan una gran cantidad de llaves, en los que determinados empleados tienen la tarea de gestionarlas adecuadamente.

Hasta hace poco el control de todos los elementos se hacía de forma manual, comprobando una a una que no faltará ninguna llave en su casillero, armario o valija, innovadores sistemas como la tecnología RFID, han llegado no sólo para facilitar una actividad diaria, sino para darle una exactitud y control únicos.

Funciones de la tecnología RFID

Esta tecnología en precintos de seguridad es un sistema de almacenamiento y lectura de datos a distancia, en el caso de los precintos de seguridad, se introduce un chip en el cajetín que facilita la extracción de dichos datos a través de lectores fijos como los móviles.

La información es transmitida a una base de datos informatizada donde queda registrada.

Aplicación de la tecnología RFID al control y gestión de llaves

Los precintos de seguridad con RFID están diseñados para el control y gestión de llaves, por ejemplo, el modelo Ten-Lok RFID, permite la lectura de un conjunto de llaves de manera automática, rápida y eficaz.

No será necesario sacarla de la valija o de su depósito para cotejar la información de la lectura con los sistemas de la compañía, es necesario conocer las características y funcionamiento de este precinto de seguridad para el control y gestión de llaves.

Funcionamiento de Ten-Lok RFID

Lector de valijas: Cuando una valija de llaves va a salir de la ruta, se procede a la lectura del conjunto sin necesidad de extraerlas de una forma automática y cotejando los datos con el sistema de la empresa.

A su regreso se vuelve a utilizar el lector para comprobar que están todos los elementos, de esta manera se aceleran exponencialmente las salidas y las recepciones de las rutas, ganando en velocidad, fiabilidad y reduciendo el error humano.

Al no ser necesario sacar las llaves de la valija, se elimina la posibilidad de extravío en el proceso, añadiendo un extra de seguridad.

Lector de depósitos: Para el inventario periódico de un depósito de llaves, es más adecuado el uso de un dispositivo manual estándar. El operario se tiene que acercar al depósito a una distancia de metro o metro y medio, para mover el dispositivo a lo largo del depósito hasta que coteje los datos con el sistema de información de la empresa.

El proceso finaliza cuando una señal sonora y luminosa indica que se han comprobado todos los datos. En el caso de que faltan llaves en una primera lectura, el propio dispositivo puede ayudar a la localización de las mismas, realizando una segunda lectura del depósito o desplazando el dispositivo portátil a los lugares donde se piense que pueda estar.